Corazón: 8 cuidados para mantenerlo sano

 In Salud

Las ECV (Enfermedades Cardio Vasculares) reúnen a un amplio grupo de afecciones entre las que se encuentran la insuficiencia cardiaca, el infarto y el ataque cerebrovascular (ACV).
Según la Sociedad Argentina de Cardiología, en los últimos 10 años la incidencia de estas afecciones creció un 25% entre los menores de 40 años. En nuestro país se producen…

  • 1 infarto cada 13 minutos.
  • 1 ACV cada 4 minutos.

Debido a este impacto, se considera que para los jóvenes y adultos de mediana edad, las ECV son igual de mortales que el sida. Sin embargo, 2 de cada 3 eventos podrían evitarse.

Señales de alerta
Las personas pueden presentar:

  • Síntomas típicos: dolor intenso opresivo en el pecho con irradiación a mandíbula, brazos o abdomen.
  • Síntomas atípicos aislados o sumados a los anteriores: sudoración fría, dolor abdominal (malestar estomacal, náuseas, especialmente en personas con diabetes), falta de aire, dolor costal, entre otros.

Hay que tener en cuenta que algunos cuadros de ansiedad pueden presentarse con estos síntomas típicos y atípicos, y de allí la importancia de consultar para descartar el origen cardíaco del cuadro.

Los cuidados más efectivos

Controlar los ocho factores de riesgo aumenta la salud cardiovascular, previene 2 de cada 3 infartos y evita la insuficiencia cardiaca, antesala del infarto. Estos son:

  1. Mantener un peso corporal saludable. La obesidad -general y localizada (abdominal)- aumenta el riesgo de ECV, hipertensión arterial y diabetes, entre otras complicaciones. Si el perímetro de su cintura excede los valores límite (mujer entre 85 y 90 cm y hombre entre 95 y 100 cm) consulte con un nutricionista para revisar su peso.
  2. Mantener niveles óptimos de colesterol y triglicéridos. Conviene tener menos de 200 mg/dl de colesterol total y de 100 mg/dl de colesterol LDL (malo); y más de 50 mg/dl de colesterol HDL (bueno) si es mujer y 40 mg/dl si es hombre.
  3. Chequear los valores de glucosa en sangre para prevenir o tratar la diabetes. Conviene tener menos de 100 mg/dl.
  4. Controlar la presión arterial. Conviene tener una presión regular de 13/8 como máximo. Si tiene hipertensión, cumplir con el tratamiento médico.
  5. No fumar ni estar expuesto a ambientes con humo.
  6. Sumar al menos 30 minutos de actividad física –continuos o en tandas– la mayor cantidad de días a la semana.
  7. Evitar el exceso de estrés. Cuando es crónico ocasiona aumento de la presión arterial. Además, la frecuente ansiedad, los brotes de hostilidad, la competitividad extrema, la irritabilidad y el enojo permanente cuadruplican el riesgo de ECV. Propiciar momentos de relax, descansar bien y aprender a manejar las emociones.
  8. Comer a diario alimentos de origen vegetal (frutas, hortalizas, cereales integrales, semillas), que permiten controlar muchos de los factores de riesgo mencionados.

Estos factores del estilo de vida, sumados a la consulta médica regular y al chequeo anual representan sus mejores aliados para disfrutar de un corazón sano por más tiempo.

ECV EN TIEMPOS DE COVID
De acuerdo a datos de la Sociedad Argentina de Cardiología, las enfermedades cardiovasculares lideran el ranking en muertes tanto a nivel global como nacional: 100.000 muertes anuales, 280 muertes por día en nuestro país. 
En plena pandemia por coronavirus, los expertos creen que la situación, a pesar de haber gozado de una reducción en la tasa de mortalidad en la última década, puede complicarse nuevamente debido al mal control clínico, a la postergación y la no realización de procedimientos no invasivos (estudios de imágenes) e invasivos (cateterismos diagnósticos y terapéuticos), cirugías, que han demostrado reducir la morbimortalidad en estos pacientes. 
Entre los factores que afectan la atención de los pacientes cardiovasculares se encuentran:

  1. Preocupación de los pacientes respecto de consultar por temor a contagiarse el virus. 
  2. Preocupación de los pacientes por tener problemas legales al movilizarse hasta el hospital para consultar.
  3. Cancelación de agendas médicas por aislamiento obligatorio.
  4. Personal de salud considerado población de riesgo para COVID-19 bajo licencia mientras dure la pandemia. 
  5. En las resoluciones, quedan dudas sobre qué procedimientos o qué consultas estarían justificadas a realizarse.
  6. Instituciones médicas polivalentes (públicas y privadas) que desvían recursos para poder contener el posible colapso sanitario.

Un sistema donde los pacientes tienen preocupaciones que los inducen a no consultar (ya sea para sus problemas crónicos o, incluso, por síntomas de descompensación), o no se prioriza la atención por la situación actual, causará un incremento prevenible de muertes por ECV.

Recuerde que, para evitarlo, la consulta médica es fundamental; tanto frente a una situación inesperada como para el control de enfermedades cardiovasculares ya diagnosticadas. 

Más información
Sociedad Argentina de Cardiología: www.sac.org.ar
Federación Mundial del Corazón: www.world-heart-federation.org
Asociación Americana del Corazón: www.international.heart.org/es

Asesoramiento:
Dra. Susana Mazzarino, Directora Médica
Dr. Facundo Pellicari, Médico de Familia

Recommended Posts