Control prenatal: Guía de cuidados durante el embarazo

 In Salud

El objetivo del cuidado prenatal es controlar el avance del embarazo para identificar posibles problemas y evitar posibles complicaciones para la madre y su bebé en gestación.
Esta guía tiene como objetivo brindarle asesoramiento para ayudarla a llevar adelante un embarazo feliz y saludable.
Atención prenatal. La atención prenatal incluye una serie de controles médicos que ayudan a controlar el crecimiento normal de su bebé y permiten detectar problemas que pudieran surgir durante el embarazo.
Es recomendable concretar una consulta con su médico al momento de enterarse que está embarazada. Luego, el profesional programará controles cada 4 semanas aproximadamente.
Cuando esté próxima a la fecha probable de parto, estos controles serán más frecuentes.
Durante los mismos, su médico la orientará con medidas preventivas. También controlará el peso, la presión arterial, los latidos del bebé, su posición en el útero y el crecimiento.
A lo largo del período de gestación podrá solicitarle una serie de estudios, entre ellos:
-Análisis de orina.
-Grupo y factor sanguíneo.
-Glucemia.
-Hemograma.
-Estudios de inmunidad para enfermedades infecciosas (Rubéola, Toxoplasmosis, Hepatitis B, VIH, Chagas, Sífilis, etc.)
A medida que vayan transcurriendo los meses, le solicitará ecografías (generalmente una por trimestre) que son fundamentales para evaluar el crecimiento del bebé, la posición que adopta dentro del útero, la madurez de los órganos, la posición de la placenta y la cantidad de líquido amniótico, entre otras mediciones.
Consejos de salud
Dieta. Durante el embarazo Ud. necesita aproximadamente 300 calorías extra por día de las que necesitaba antes de quedar embarazada. Una alimentación saludable contiene la mayoría de las vitaminas y otros nutrientes que necesita para llevar adelante el embarazo.
Dado que requerirá mayores aportes de hierro, es posible que su médico le indique suplementos en algún momento del embarazo.
Se aconseja incrementar la ingesta de fuentes de calcio (lácteos y derivados) y agua así como el consumo de alimentos frescos en vez de los congelados.
Ejercicio físico. Consulte con su médico antes de empezar un programa de ejercicio físico. Si no está acostumbrada puede iniciar una rutina y aumentar el tiempo gradualmente. Las actividades más recomendadas son natación y caminatas.
Cuidados especiales.  
*Evite tomar medicamentos de cualquier tipo sin la estricta prescripción de su médico.
*Fumar durante el embarazo puede causar daño al bebé o predisponer a un parto prematuro. Evite además el tabaquismo pasivo; es decir: permanecer en ambientes con fumadores.
*Evite las bebidas alcohólicas.
*Evite los baños de vapor y/o sauna ya que le pueden causar hipopresión (caída de la presión arterial).
*En caso que le guste dedicarse a los cuidados del jardín procure utilizar guantes para evitar contaminaciones con tierra que puede transmitir enfermedades.
*Cocine bien los alimentos de origen animal (carnes rojas y blancas y huevos), lave los vegetales con abundante agua potable, guarde la carne cruda en lugares separados de las verduras, evite los lácteos no pasteurizados, higienícese bien las manos antes de preparar las comidas y después de ir al baño.
Trabajo de parto. El trabajo de parto incluye todos los cambios que se producirán en su cuerpo para prepararlo para el nacimiento de su bebé. Durante la etapa inicial el cuello del útero se dilatará y aparecerán contracciones que comenzarán siendo espaciadas con una frecuencia de 15 minutos para luego, a medida que avanza el trabajo de parto, ir reduciendo a intervalos de hasta cada 5 minutos. Generalmente parte de esta etapa ocurre en casa. Luego Ud. se pondrá en contacto con su partera o médico quienes le indicarán los pasos a seguir.
Una vez en el centro médico, podrá recibir analgésicos para aliviar el dolor. Algunos tipos de anestesia, como la peridural, son muy eficaces para esto y permiten que permanezca despierta. Este tipo de anestesia no afecta a su bebé.
El parto más conveniente para la madre y el bebé es el que se realiza por vía vaginal.
Sin embargo, el parto por cesárea es el indicado cuando el parto natural constituye un riesgo para su salud o la de su bebé. Este tipo de parto puede ser planeado previamente o puede decidirse de urgencia en caso de complicación durante el trabajo de parto.
Cuidados iniciales de su bebé. Pocas personas se asesoran con el futuro pediatra del bebé antes que este nazca. Esto se denomina consulta prenatal y en ella se brinda información acerca del cuidado de su bebé en los primeros días de vida.
Durante la consulta los futuros padres reciben asesoramiento acerca de la mejor manera de estimular la lactancia materna, los primeros cuidados del cordón umbilical, el sueño, el baño y todas aquellas dudas que surjan.
Un bebé que es puesto al pecho de su madre a los pocos minutos de nacer, además de un valioso calostro, que es una múltiple “vacuna” natural, recibe una cálida corriente de amor, una espontánea sensación de paz y seguridad similar a la que ha estado acostumbrado durante tantos meses dentro del vientre.
Durante los primeros meses, el bebé necesita de varias condiciones que le ayudaron a crecer dentro del útero. Una de ellas es estar cerca de su madre, sentir la seguridad de su presencia, el calor de su piel, escuchar los latidos de su corazón y el timbre de su voz.
Al estar en los brazos de su madre, alimentándose con su leche, recibe esto y mucho más.

La lactancia materna es la primera oportunidad que tiene una mujer para asegurar la salud y el bienestar que toda madre desea para sus hijos.

Recent Posts