Después de la cuarentena… ¿quedó demasiado conectado? 4 claves para darse cuenta

 In Bienestar

La tecnología llegó para quedarse. De hecho, resultó un salvavidas indispensable en tiempos de cuarentena, puente de relaciones personales y laborales, cable de enlace a eventos y pasatiempos.
Sin embargo, el mal uso de la tecnología puede invadir la vida cotidiana y, en los que se les va la mano, aumentar el riesgo de trastornos psicológicos, especialmente si son personas susceptibles. 
De a poco, y a medida que se va flexibilizando el aislamiento, puede ser importante comenzar a recalibrar la relación con el mundo tecnológico. Para ello, psicólogos de la Universidad de Rochester -Nueva York- tomaron cuatro elementos vitales para el desarrollo sano y funcional de una persona y revisaron si se encuentran interrumpidos o influenciados negativamente por los nuevos dispositivos.
Repasamos cada uno para ayudarlo a reflexionar sobre el lugar que tiene la tecnología en su vida cotidiana.

1) Autonomía
Es sentir que nuestras actividades son elegidas y mantenidas exclusivamente por nosotros mismos. Esta sensación de control nos permite organizar las prioridades y establecer límites. Quienes no tienen suficiente control en esta área, es probable que se sientan a la deriva, que sean más vulnerables a los impulsos, que vivan reaccionando en vez de accionando. El mal uso de la tecnología puede invadir esta independencia.
Qué hacer:
-Apagar el celular durante las comidas o encuentros familiares. 
-Ponerse horarios para contestar los mails de trabajo y estar disponible (no todo debe ser en línea). 

2) Autoconfianza
Es indispensable para una vida emocionalmente sana. El problema puede surgir cuando esa autoconfianza depende de la respuesta que obtenga en las redes sociales. Quienes dependen de los comentarios ajenos para sentirse más seguros pueden tener complicaciones tanto si los consiguen y no se despegan de ellos como si no los obtienen y viven sufriendo por eso.
Qué hacer: 
-Decidir cuáles son las actividades importantes para su vida cotidiana.
-Comprometerse en realizarlas de la manera más efectiva posible y recurrir a la tecnología sólo cuando sea necesario. 
-Comprender que, si bien es satisfactorio obtener “Likes” y buenos comentarios, la opinión de los demás es solo eso: una opinión ajena.

3) Compañía
Cultivar las relaciones sociales y sentirse cerca de otros es vital para el bienestar y para la salud. Sin embargo, un mal uso de la tecnología puede amenazar este factor de crecimiento personal. Algunas personas recurren a sus dispositivos para aislarse del entorno (en ocasiones incluso no se dan cuenta de ese efecto) desconectándose de las relaciones personales normales. Es así que Facebook, Twitter y otras redes sociales son, a veces, solo la apariencia de “comunicación” y una exhibición innecesaria de la vida privada.
Qué hacer:
-Pasar más tiempo real (no virtual) con amigos.
-Favorecer encuentros cara a cara.
-Valorar la importancia de la familia y del entorno.

4) Pensamiento crítico
Una de los mayores orgullos para quienes viven conectados es el “7 x 24 x 365”, ¿qué significa? Estar en línea los 7 días de la semana, las 24 horas del día y los 365 días del año. Sin embargo, es precisamente esta conexión permanente la que puede entorpecer el juicio, el pensamiento crítico. Tener datos no es tener información; tener información no es tener conocimientos y tener conocimientos no es tener sabiduría. La capacidad de analizar y evaluar la avalancha de información es indispensable para poder ser críticos a la hora de tomar decisiones. Si no tomamos la debida distancia de esta vertiginosa fuente de bits y bytes la reflexión se dificulta.
Qué hacer:
-Hacer foco en buscar en la red lo que se necesita. Si va la biblioteca, no mira todos los libros sino los que se relacionan con el tema que busca. Con internet es lo mismo.
-Después que tiene lo necesario hay que procesarlo. Hacer funcionar la cabeza, relacionar los temas, sacar conclusiones.
-Luego, con sabiduría, llevar a la práctica lo que aprendió. 
Otras acciones útiles son:
-Cerrar las ventanas que se abren automáticamente. 
-Usar el tiempo en la máquina con un objetivo claro y un límite de tiempo.
Si pone en práctica las soluciones verá cuánto tiempo le queda libre para… VIVIR.

Recent Posts