IDENTIKIT DEL LUPUS: LA ENFERMEDAD “MARIPOSA”

 In Salud

En las personas sanas el sistema de defensas fabrica anticuerpos que protegen al organismo contra virus, bacterias y otros agentes extraños denominados “antígenos”. En una persona con lupus, en cambio, el sistema de defensas pierde esta capacidad para distinguir entre las propias células y tejidos del cuerpo y las sustancias peligrosas, por lo que crea anticuerpos que atacan y destruyen los tejidos sanos, provocando inflamación y dolor.
Por eso el lupus es una enfermedad crónica y autoinmune que puede dañar la piel, las articulaciones y distintos órganos. En líneas generales existen tres tipos de lupus:

  1. Discoide: afecta la piel.
  2. Eritematoso sistémico: suele ser más serio que el anterior y provoca daños en la piel, en las articulaciones o en órganos como los pulmones y los riñones.
  3. Inducido por drogas: se manifiesta de forma similar al lupus sistémico y ocurre generalmente en personas susceptibles que ingieren fármacos para tratar otras enfermedades como la hipertensión y las afecciones cardiovasculares.

Aunque puede presentarse a cualquier edad y en ambos sexos, suele ser más frecuente en mujeres jóvenes y las causas de esta tendencia aún se desconocen.

Señales
Los síntomas de lupus incluyen:
-Erupciones en forma de mariposa en las mejillas y en la nariz.
-Fiebre persistente: más de 38ºC.
-Fatiga extrema.
-Anemia.
-Dolores articulares.
-Dolor en el pecho al respirar.
-Problemas en la coagulación de la sangre.
-Sensibilidad a la luz.
-Úlceras en la boca o en la nariz.
-Caída del cabello.
-Cambio de color en los dedos por efecto del frío (Síndrome de Raynaud).
-Afección renal.

Diagnóstico
Los médicos realizan un repaso de la historia clínica del paciente, solicitan análisis de laboratorio y exámenes específicos sobre las defensas. Como ocurre con toda enfermedad, el diagnóstico precoz es esencial para mejorar la calidad de vida y controlar el avance de la enfermedad.

Tratamiento
Las recomendaciones más importantes incluyen:

  1. Continuar con su labor normal. Descanse cuando se sienta fatigado, pero procure mantenerse activo la mayor parte del tiempo.
  2. Realizar un programa regular de ejercicios: caminar, nadar, andar en bicicleta y otras actividades que lo ayuden a mantener el tono muscular y aumentar su bienestar. Si ya realiza algún deporte, no lo suspenda. Sólo protéjase del sol y evite extenuarse físicamente.
  3. Cuidar su exposición al sol. Pregúntele a su médico cuál es la protección más aconsejable en su caso. En general el factor debe ser superior a 15.
  4. Tener en cuenta que no siempre la fatiga y la fiebre significan que su lupus empeora. En ocasiones estas señales responden a otro tipo de infecciones que requieren su tratamiento.
  5. Tomar los remedios respetando las indicaciones de su médico. Los fármacos sirven para aliviar los síntomas o el dolor y, además, desinflamar los tejidos, ayudar al sistema de defensas y mantener en funcionamiento otros sistemas del cuerpo. Entre ellos se encuentran:
  • Antiinflamatorios no corticoesteroides: aspirina, ibuprofeno, entre otros. Controlan la inflamación de los tejidos, regulan las defensas. A pesar de su venta libre, la aspirina puede ocasionar irritaciones en el estómago que deriven en un sangrado estomacal lo que hace desaconsejable su automedicación. Consulte a su médico.
  • Paracetamol: analgésico de acción moderada. Se usa en lugar de la aspirina para aliviar el dolor. No irrita el estómago, pero no es tan efectivo para disminuir la inflamación.
  • Corticoesteroides: derivados de la cortisona, disminuyen la inflamación y suprimen la función de las defensas evitando que continúen atacando a los propios tejidos. Son fundamentales en pacientes con complicaciones renales o de otros órganos principales y se los utiliza para tratar los brotes. Como tienen un gran número de efectos colaterales, deben utilizarse bajo el estricto control médico.
  • Antimaláricos (antipalúdicos): útiles en el tratamiento de las lesiones de la piel y la artritis del lupus. Como pueden causar daño en los ojos, se recomiendan exámenes periódicos por un oftalmólogo.
  • Citotóxicos: inmunosupresores utilizados cuando se que requieren dosis excesivas de corticoesteroides. Suelen recetarse si se presenta alguna lesión renal.

Más información
ALUA | Asociación Lupus Argentina – www.alua.org.ar

Asesoramiento:
Dra. Susana Mazzarino, Directora Médica
Dr. Facundo Pellicari, Médico de Familia

Recommended Posts