Piedra libre a la sal

 In Nutrición

El sodio es un mineral que se presenta de manera natural en la mayoría de los alimentos. Su forma más común es el cloruro de sodio, presente en la sal de mesa por ejemplo. Además, se agrega a diversos productos alimenticios. Algunas de sus formas son: glutamato monosódico, nitrito de sodio, bicarbonato de sodio (presente en el polvo para hornear) y benzoato de sodio.

Funciones
A pesar de su mala fama, el sodio participa de procesos importantes; entre ellos:
-En el equilibrio de líquidos en el cuerpo. 
-En la regulación de la presión arterial.
-En la actividad del sistema nervioso y la contracción y relajación muscular (incluyendo los movimientos del corazón).
– En la asimilación de algunos nutrientes (como los hidratos de carbono y las proteínas).

Recomendación diaria
Se calcula que 1500 mg por día es suficiente sodio para mujeres y hombres de 19 a 50 años.
Para cubrirla basta con el sodio que contienen los alimentos en forma natural, de modo que no sería necesario el agregado de sal. Sin embargo, hasta 5 gramos diarios (1 cdita. tamaño té) es una medida aceptable.

Complicaciones
El exceso de sodio en la dieta puede ocasionar las siguientes complicaciones:
-Edema (retención de líquidos).
-Aumento de la presión arterial en personas con tendencia a la hipertensión.
-Aumento de problemas cardiovasculares y renales.
Por eso es conveniente acostumbrar al paladar al sabor natural de los alimentos y al de las especias, hierbas y condimentos que permiten reducir su consumo y saborizar las preparaciones.

Cómo controlar el consumo
Al comprar alimentos:

  • Prefiera frutas y hortalizas como colaciones en lugar de productos de copetín y galletitas saladas.
  • Lea las etiquetas y elija alimentos que indican “reducido en sodio”, “bajo en sodio” o “sin sodio agregado”.
  • Reemplace los alimentos enlatados por naturales (tomates frescos en lugar de tomate en lata o salsas ya preparadas, o choclo fresco en vez de choclo en lata, por ejemplo).
  • Modere el consumo de alimentos procesados, industrializados y embutidos (chorizo y otros fiambres, sopas en polvo, pickles, aceitunas).

Al cocinar:

  • Use hierbas y especias en vez de sal: pimienta, comino, menta o cilantro, orégano, ají molido, pimentón, jengibre. 
  • Recuerde que las sales de ajo y cebolla también contienen sodio. Puede usar ajo y cebolla en polvo.
  • Disminuya el uso de caldos en cubo, salsa de soja, salsa de tomate y aderezos.

En la mesa:

  • No lleve el salero.
  • Pruebe la comida antes de agregar sal.

Recommended Posts