Seguridad alimentaria: Claves para evitar la contaminación cruzada

 In Nutrición

Las bacterias que generalmente se encuentran en los alimentos son eliminadas en su mayoría durante la cocción o el lavado en el caso de las frutas y verduras. Pero si estos alimentos una vez cocidos o lavados se ponen en contacto con alimentos crudos (carnes, pescados) o sin lavar (vegetales, frutas, etc.) se pueden recontaminar.
Por eso es muy importante evitar la contaminación cruzada entre los alimentos crudos y los alimentos cocidos o listos para consumir (las frutas y verduras listas para consumir, los panes, los fiambres, los quesos, los helados, las bebidas, los dulces, los aderezos, etc.), ya que estos últimos, al no requerir una cocción posterior que elimine las bacterias, pueden ser vehículo de enfermedad.
De acuerdo a como esto sucede la contaminación cruzada se puede producir de dos formas:

  • Contaminación cruzada directa: ocurre cuando un alimento contaminado entra en contacto directo con uno que no lo está. 
    • Cuando se mezclan alimentos cocidos con crudos en platos que no requieren posterior cocción como ser en ensaladas, platos fríos, tortas con crema, postres, etc. 
    • Cuando hay una mala ubicación de los alimentos en la heladera.
    • Cuando alimentos listos para comer toman contacto con los alimentos crudos y se contaminan.
  • Contaminación cruzada indirecta: es la producida por la transferencia de contaminantes de un alimento a otro a través de las manos, utensilios, equipos, mesadas, tablas de cortar, etc.
    • Si con un cuchillo se corta un pollo crudo y con ese mismo cuchillo mal higienizado, se troza un pollo cocido, los microorganismos que estaban en el pollo crudo, pasarán al pollo cocido y lo contaminarán.
    • Aunque generalmente ocurre por el uso de utensilios sucios como también por una mala higiene personal de quien manipula o vende los alimentos.

En resumen, las bacterias pueden pasar de un alimento a otro por contacto directo entre ellos o sus jugos o a través de:

  • las manos de las personas que los manipulan,
  • los utensilios usados durante su preparación (tablas de picar, cuchillos),
  • las superficies que entran en contacto (mesas, mesadas y alacenas).

Cómo evitar la contaminación cruzada

  • Separe siempre las carnes crudas de los alimentos cocidos o listos para consumir durante su almacenamiento y preparación.
  • Lave siempre sus manos con agua y jabón entre la manipulación de los alimentos crudos y cocidos o listos para consumir.
  • Cuando realiza las compras, guarde los productos como carnes, aves y pescados en bolsas separados del resto de los alimentos. También separe los productos de limpieza de los comestibles.
  • Coloque las carnes crudas en recipientes cerrados, en la parte inferior de la heladera o bien en el sector de la misma que el fabricante haya destinado a las carnes. De esta manera evitara que los jugos de estos alimentos contaminen los alimentos listos para comer que son los que requieren un mayor cuidado.
  • Use recipientes y utensilios diferentes (fuentes, cuchillas y tablas de cortar), para manipular alimentos crudos y cocidos, o bien, lávelos minuciosamente entre uso y uso.
  • Mantenga todas las superficies, equipos y utensilios limpios.
  • Ubique los alimentos listos para comer en la parte superior de la heladera.
  • Cubra correctamente todos los alimentos que coloca en la heladera.
  • Utilice utensilios limpios para cada tipo de alimento.
  • Lave adecuadamente sus manos antes de preparar la comida y cada vez que estas se contaminan (luego de tocar alimentos crudos, luego de ir al baño, luego de manipular productos de limpieza, etc.). 

Fuente: Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica

Más información:
Seguridad-alimentaria-ANMAT

Recommended Posts