Salud intestinal: Cómo detectar el cáncer de colon y recto

 In Salud

Cada 31 de marzo se celebra el Día Mundial contra el cáncer de colon, una oportunidad para concientizar a la población acerca de esta enfermedad prevenible.
De acuerdo a las cifras que maneja el Instituto Nacional del Cáncer, que depende del Ministerio de Salud de la Nación, el cáncer colorrectal (CCR) es el segundo cáncer más frecuente en la Argentina, representa el 11,8% del total de casos en ambos sexos, detrás del cáncer de mama (16,8%) y antes del de próstata (9,7%).
Sin embargo, si se detecta temprano, en general se puede curar. Las pruebas de detección como la colonoscopía pueden salvar vidas al detectar los problemas incluso antes de que aparezcan los síntomas, cuando los tratamientos son más efectivos.
Por lo tanto, sin importar cuán ocupado crea que está, si tiene 50 años o más — o menos, si corre un riesgo alto — debe hacerse el tiempo para hablar con su médico sobre una prueba de detección del cáncer colorrectal.

Causas
El cáncer colorrectal es el cáncer en el colon o recto, ambos partes del intestino grueso. 
Los científicos todavía no saben qué causa el cáncer colorrectal, pero hay determinados factores que afectan el riesgo, entre ellos:

  • El hábito de fumar.
  • El exceso de peso.
  • Beber 3 o más tragos de bebida alcohólica por día.

El riesgo desarrollar cáncer colorrectal aumenta con la edad y también se duplica si tiene un pariente cercano que haya tenido cáncer colorrectal.

Diagnóstico
Las tres pruebas recomendadas para el cáncer colorrectal son:

  • Colonoscopía. Es la más exacta. El día antes de la prueba, deberá beber un líquido especial o tomar unas píldoras recetadas para limpiar el colon. Un médico inserta una pequeña cámara adherida a un tubo largo, fino y flexible en el recto y el colon. Durante el procedimiento se puede extirpar cualquier crecimiento que el médico vea, incluidos los pólipos. La mayoría de los pólipos son inofensivos (benignos), pero algunos (llamados adenomas) se pueden convertir en cáncer. 
  • Sigmoidoscopía flexible. También usa una cámara adherida a un tubo, pero el examen solo observa parte del intestino grueso. Para prepararse, deberá realizarse un enema (inyección de agua en el recto para limpiar el colon) la noche anterior o el día del procedimiento. La sigmoidoscopía le permitirá saber si hay motivos para hacerse una colonoscopía. 
  • Pruebas de heces fecales caseras.  Puede realizarse esta prueba en la privacidad de su hogar mediante un kit que se consigue en la farmacia o en el consultorio del médico. Tras recolectar una pequeña muestra de heces, la entrega en el consultorio del médico o un laboratorio, donde se hace una prueba para detectar pequeñas cantidades de sangre, lo que podría indicar un problema.

Cada prueba tiene beneficios e inconvenientes diferentes. Su médico podría recomendarle una o más de estas opciones.
No espere a que aparezcan los síntomas. Hable con su médico sobre cuándo debe comenzar a hacerse pruebas de detección del cáncer colorrectal y, de ser así, qué prueba(s) hacerse. 
El cáncer de colon puede prevenirse.

Fuente: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Recommended Posts