CÁNCER DE PIEL: Qué es y cómo evitarlo

 In Salud

El cáncer de piel se origina en las células de la piel. Algunos otros tipos de cáncer se originan en otras partes del cuerpo y pueden propagarse a la piel, aunque estos no son cánceres de piel.
Existen tres tipos principales de cáncer de piel:

  • Cánceres de piel de células basales (carcinomas de células basales)
  • Cánceres de piel de células escamosas (carcinomas de células escamosas)
  • Melanomas

Los cánceres de células basales y de células escamosas son los tipos de cáncer de piel más comunes. Ambos se detectan principalmente en las partes del cuerpo expuestas al sol, tales como la cabeza y el cuello. Estos se relacionan fuertemente con la exposición solar que haya tenido una persona.
Estos cánceres tienen una probabilidad mucho menor de propagarse a otras partes del cuerpo y de representar una amenaza a la vida en comparación con los melanomas. Aun así, resulta importante encontrarlos y tratarlos a tiempo.
Si no son atendidos, pueden crecer más e invadir los tejidos y órganos cercanos, lo que causa cicatrices, deformidad o incluso pérdida de la función de algunas partes del cuerpo.
Los melanomas son cánceres que se originan en los melanocitos, células que producen el pigmento marrón que le da a la piel su color. Los melanocitos también pueden formar crecimientos benignos no cancerosos que son conocidos como los lunares o nevos.
Los melanomas pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, pero son más propensos a comenzar en ciertas áreas:

  • Hombres: torso (pecho y espalda).
  • Mujeres: piernas.

El cuello y el rostro son otros sitios comunes donde se origina el melanoma.
Los melanomas no son tan comunes como los cánceres de piel de células basales y de células escamosas, pero pueden ser mucho más graves.
Los tres tipos de cáncer casi siempre son curables en sus etapas iniciales. Sin embargo, si el melanoma no se atiende, tiene una probabilidad mucho mayor de propagarse a otras partes del cuerpo haciéndolo muy difícil de tratar.

Riesgo y señales
El riesgo de cáncer de piel aumenta en personas con…

  • Pieles muy blancas que siempre se enrojecen y nunca se broncean.
  • Gran cantidad de lunares o lunares atípicos.
  • Antecedentes familiares: parientes que han padecido melanoma.
  • Exposición solar repetida y desde la infancia.
  • Historia personal de quemaduras solares reiteradas.

Las señales tempranas de melanoma incluyen:

  • Aparición de una pequeña área pigmentada sobre la piel sana.
  • Modificación del tamaño o del color de un lunar.

Prevención
Para prevenir el desarrollo del cáncer de piel es importante cuidar la exposición solar debe mantenerse durante todo el año y no sólo en verano, cuando la intensidad de los rayos solares es mayor.
Para que el sol no se transforme en un peligro, el Instituto Nacional del Cáncer -INC- recomienda que la población en general, y en especial los niños y adolescentes, adopten las siguientes precauciones:

  • Evitar exponerse al sol entre las 10 horas y las 16 horas.
  • Buscar lugares a la sombra.
  • Cubrirse con ropas, sombreros y anteojos de sol.
  • Utilizar protector solar de al menos 20 FPS (Factor de Protección Solar).
  • Los bebés menores de 1 año deben evitar completamente la exposición.
  • Revisar los lunares periódicamente y consultar al dermatólogo una vez al año.
  • Evitar el uso de las camas solares. Sus dosis de UV artificiales se acumulan a las dosis de UV del sol y refuerzan el efecto cancerígeno.

 

Qué hacer
Autoexamen de la piel:

  • Parado desnudo frente a un espejo, revise toda la piel que queda a la vista minuciosamente.
  • Doble los codos y mire con cuidado antebrazos, axilas y palmas de las manos.
  • Revise su nuca y cuero cabelludo con un espejo de mano o pida ayuda.
  • Examine la espalda y los glúteos.
  • Revise la región anterior y posterior de los muslos y piernas, los pies, entre los dedos y las plantas.

 

El ABCDE de los lunares. Esta guía puede ser de gran ayuda. Al examinar su piel y revisar los lunares busque…

Consultar al especialista. Además del autoexamen de piel y lunares, aproveche la Campaña anual que se realiza cada mes de noviembre y acérquese al servicio de dermatología de cualquier hospital. El dermatólogo…

  • Utiliza buena iluminación, lupa y/o dermatoscopio.
  • Realiza un examen completo que consiste en:
    • Ubicar la lesión y evaluarla de acuerdo a los criterios del ABCDE.
    • Inspeccionar y palpar la zona afectada y toda la superficie cutánea.
    • Palpar los ganglios linfáticos.

El cáncer de piel se cura si se detecta a tiempo. Acuérdese del gran maestro Rembrandt. Esté alerta a su piel y consulte con el dermatólogo.

Más información:
Línea gratuita de consultas: 0800 – 999 – 0723
Centros adheridos y turnos: http://cancerdepiel.org.ar

Recommended Posts