Test: 10 preguntas para evaluar su capacidad auditiva

 In Salud

466 millones de personas en todo el mundo padecen pérdida de audición discapacitante, de las cuales 34 millones son niños.

Esta cifra de la Organización Mundial de la Salud –OMS- revela la importancia de evaluar nuestra capacidad auditiva ya que el 60% de los casos de su pérdida en niños se debe a causas prevenibles y se calcula que 1100 millones de jóvenes están en riesgo de pérdida auditiva por su exposición prolongada al ruido con fines recreativos.

De qué se trata
Se conoce como discapacidad auditiva al déficit total o parcial de la percepción sonora que se evalúa por el grado de pérdida de la audición en cada oído.
Las personas con esta discapacidad se distinguen entre:
* Sordas: poseen una deficiencia total o profunda.
* Hipoacúsicas: poseen una deficiencia parcial, es decir, cuentan con un resto auditivo que puede mejorarse con el uso de audífonos (aparato electrónico que amplifica los sonidos).

Causas
Estas pueden clasificarse en:

Congénitas. Pérdida de audición en el momento de nacer o poco después. Algunas razones son:

  • Rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo.
  • Bajo peso al nacer.
  • Falta de oxígeno en el momento del parto.
  • Ciertos medicamentos (aminoglucósidos, citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos).

Adquiridas. Pueden darse a cualquier edad; entre ellas:

  • Algunas enfermedades infecciosas como meningitis, sarampión y parotiditis.
  • Infección crónica del oído.
  • Otitis media: inflamación e infección del oído, principal causa de pérdida de audición en niños.
  • Algunos medicamentos como los usados para tratar las infecciones neonatales, el paludismo, la tuberculosis fármaco resistente y distintos tipos de cáncer.
  • Traumatismos en la cabeza o de los oídos.
  • Envejecimiento.
  • Obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.
  • Exposición al ruido excesivo en:
    • Entornos laborales donde se trabaja con maquinaria ruidosa o se producen explosiones.
    • Actividades recreativas como uso de auriculares a volumen elevado durante largos períodos de tiempo o concurrencia a bares, discotecas, conciertos y encuentros deportivos.

Diagnóstico

La consulta con un especialista es fundamental para detectar no solo el origen de la discapacidad auditiva sino el grado y el tratamiento a seguir.
Si tiene sospechas de estar perdiendo su audición, puede realizar el test que se encuentra a continuación y llevarlo a la consulta. A medida que responde, cuente la cantidad de respuestas negativas (NO, NUNCA) y afirmativas (SI, SIEMPRE).

  1. ¿Algún familiar o amigo insiste en que usted no oye bien?
  2. ¿Siente ruidos (acúfenos) en los oídos?
  3. ¿Le cuesta hablar por teléfono?
  4. Tiene dificultad para mantener una conversación…

-con varias personas
-en un ambiente ruidoso
-dentro del coche

  1. ¿Cree a menudo que hay gente que no habla “claramente”?
  2. ¿Necesita con cierta frecuencia que le repitan alguna palabra?
  3. ¿Necesita sentarse en las primeras filas de espectáculos o conferencias?
  4. ¿Tiende a aumentar el volumen de la televisión o de la radio?
  5. ¿Le cuesta saber de dónde vienen los sonidos?
  6. ¿Algunas veces no oye timbres o sonidos (teléfono, puerta)?

RESULTADOS

  • “NO” A TODAS LAS PREGUNTAS. Usted no tiene problemas de audición en este momento.
  • SI DE 1 a 4 VECES. Usted no oye correctamente en ciertas situaciones. Eso podría sugerir un problema de audición leve. Visite a un especialista para valorarlo.
  • SI DE 5 a 7 VECES. Usted tiene dificultades para oír en bastantes situaciones. Es probable que tenga algún grado de pérdida auditiva. Visite a un especialista para que lo valore y recomiende el tratamiento adecuado a su caso.
  • SI DE 8 a 10 VECES. Usted tiene una pérdida auditiva grave. El especialista podrá darle tratamiento en base a su diagnóstico.

Qué hacer
Según el diagnóstico, el tratamiento varía entre el uso de audífonos, reeducación auditiva, algunas medicinas, implante coclear (dispositivo electrónico que realiza el trabajo de las partes dañadas del oído interno para proporcionar señales al cerebro) y cirugía.
Cuando los problemas auditivos no se tratan, pueden empeorar. Si tiene problemas con la audición consulte con un especialista.

La pesquisa del déficit auditivo toma particular importancia en adultos mayores ya que la afectación lenta pero progresiva de este sentido es pasada por el alto o naturalizada lo que conlleva en muchos casos a aislamiento social y en menor medida a depresión.

Asesoramiento:
Dra. Susana Mazzarino, Directora Médica
Dr. Facundo Pellicari, Médico de Familia

Recommended Posts